El Cuidador

Se estima que un 80% de las personas con demencia viven con sus familias, sin embargo suele ser un solo miembro de la familia el que asume el cuidado del enfermo, con todas las consecuencias negativas que conlleva. El perfil del cuidador suele coincidir en el género (femenino), sin embargo, los hombres comienzan a colaborar de una forma más activa
El trabajo realizado es agotador tanto psíquica como físicamente. De esta forma, el cuidador, suele desarrollar numerosas alteraciones: Psíquicas, físicas, sociales, económicas y el “síndrome del cuidador quemado”CONSEJOS AL CUIDADOR

  1. Cuidar el cuerpo: dormir lo suficiente; Practicar ejercicio con regularidad ya que reduce la tensión y conserva la salud; Practicar técnicas de relajación; combatir el aislamiento; tratar de mantener aficiones; tiempo para descansar y disfrutar; Organizar el tiempo.
  2. Cuidar las emociones: Reconocer y aceptar los sentimientos sin juzgarlos. Autovaloración personal; Poner límites al cuidado sin sentirse culpable; Aprender a pedir ayuda.
  3. Cuidar las relaciones: Reorganizar la vida social; Buscar apoyo familiar y social; Delegar tareas; no creerse imprescindible; Utilizar los recursos existentes en la sociedad; Acudir a las Asociaciones de Familiares de personas con Alzheimer.